Dieta Mental


Excelente palabras sabias..!!!!!

Life Coach Giovanni Pagliarani

Desde hace mucho tiempo, se ha venido hablando de diversas situaciones de índole negativa, el país está mal, la economía, la inflación, el gobierno, la inseguridad, y un largo etc. No es mi objetivo validar esas informaciones, pero si debemos darnos cuenta que lamentablemente ese tipo de noticias son programadoras y nos hacen percibir una realidad sombría.
Como dijo el Gran Buddha “Somos el resultado de lo que hemos pensado” , y por el bien propio, de la realidad de cada individuo, y del mundo en general, es menester hacer un alto a los pensamientos negativos, y empezar a digerir pensamientos empoderantes.

La realidad es neutra, donde a lo que nos enfocamos se expande, es necesario depurar nuestra mentalidad y empezar una dieta, pero no cualquier dieta, una dieta mental. Los invito a tener pensamientos positivos, no por el mero hecho de estar en una “Onda Positiva”, es que Nuestros…

Ver la entrada original 174 palabras más

Anuncios

Pensamiento excesivo y su efecto nocivo ¿Cómo romper con el hábito?


         Hoy día nos encontramos con personas dependiente a sustancias psicoactivas, habito que va degenerando cuerpo, mente y a su vez las relaciones humanas,  la salida a este tipo de dependencia seria como principal una toma de consciencia progresiva acerca del problema, luego un proceso para desintoxicar el “veneno” del cuerpo y continuamente una rehabilitación para su reinserción en el entorno donde se desenvuelve.  Es una realidad que está sucediendo en este momento en la sociedad.

         El cual me hacer pensar en dos grandes autores que hablan de las adicciones, pero que no son adicciones a sustancias químicas sino aquellas personas que son “Adictos a pensar”  ya que pocos libros hablan de este tipo de dependencia o adicción, claro está que no es más importante que las anteriores, solo que el pensar excesivamente se ha vuelto un habito para la mayoría de las personas.

Libera tu Mente

Sigue leyendo

Tu enfoque, tu meta


     ¿Nos encontramos en un mundo posibilidades con niveles de consciencia elevados? O ¿Nos encontramos en un mundo de limitaciones donde sobrevive el más fuerte? Pues estas dos preguntas subsisten en el mismo plano de interacción entre individuos, con realidades diferente, y los resultados dependerán del enfoque que tienes de las cosas, personas o situaciones, no es lo mismo pensar; “toda la relación está mal no se puede hacer nada” a pensar; “Algo malo esta pasando en la relación, que soluciones existen para conciliar” de la misma situación le consigues deducciones diferentes, y estos  se somete a la estructura de ENFOQUE-SIGNIFICADO-ENERGÍA.

“A los que enfocas amplifica y eso se vuelve tu objetivo”  ahora  la pregunta es: ¿A que me estoy enfocando?  ¿Que significado le doy? ¿Que hago al respecto?

 

Sigue leyendo

¡Se observador y aprende de las relaciones humanas!


       El lenguaje es nuestra más valiosa herramienta para entrar en contacto con otros seres, no es secreto, que La ambigüedad, vaguedad, distorsión, generalizaciones son muestras de lenguaje impreciso que se encuentra dentro de la comunicación, como un virus dentro del mensaje que dificulta gozar de relaciones sanas, por lo tanto existe la posibilidad de conflicto entre personas y grupos sociales por no comprender el mensaje recibido o por no saber expresar el mensaje, siendo responsable este virus dentro del mensaje. En mi día a día como Terapeuta Psicosocial & Life Coach observo como en la relaciones humanas (Amistad, pareja, negocio, trabajo, políticas, entre otros) existen conflictos de interese,  y es inevitable la frustración de muchas personas por no comprender la situación o no ser comprendido, ¿Qué debo hacer para relacionarme efectivamente con otras personas? ¿Qué hacer a la hora de un conflicto? ¿Nuestro lenguaje verbal y corporal es congruente al comunicarnos? ¿Cómo puedo comunicarme efectiva y asertivamente en mis relaciones?

Aprende de las relaciones human

Sigue leyendo

-Toma todo tal como es, no elijas –


     Hace unos días estuve caminando por la ciudad y tuve el placer de compartir instantes con personas cercanas, fue divertido y agradable, en los momento con esas personas no pude evitar prestarle una atención minuciosa a lo que yo y los demás comunicábamos, fue un momento extraño no lo niego ya que me encontraba en dos planos, como observador y como participante, es como ver una película y ser participante de la película al mismo tiempo, en fin, esta situación me permitió observar y reflexionar sobre aquella manera en cómo nos referimos a las situaciones, cosas y personas, el cual le damos una connotación positiva y negativa, claro está que no es de manera OBJETIVA sino SUBJETIVA, es decir de acuerdo a nuestras experiencias vividas, ¿Qué Observas Tú de la otra personas? 

     Una excelente pregunta pero antes te voy a contar lo que me paso hace unos días con una buen amiga, estuvimos hablando de sus clases universitarias y me estaba comentando de una clase en especial, matemática, en ese momento veía como sus labios se movían rápidamente expresando neologismo uno detrás de otros, yo en intento de comprender lo que me expresaba, asentía como señal de que lo estaba escuchando, luego de manera repentina y fugaz, expreso lo siguiente “los numero me gusta, pero el profesor es de dudosa reputación y no me fió del aprendizaje que nos está dando y además tiene un mal carácter” de repente un bombillo rojo me alertaba de que algo pasaba y como un buen lorito parafraseaba lo que ella me expresaba, tal fue su desconcierto por mi parafraseo que un silencio regalo, eso me dio el campo de realizar preguntas poco elaboradas que hacían tomar conciencia de lo que ella me enunciaba como: ¿Qué te hace pensar que el profesor es de dudosa reputación?

     Luego por un segundo el silencio reino entre nosotros dos, nos acompañaba el sonido de las bocinas de automóviles, el silbido del viento, y el cuchicheo de personas a nuestro alrededor, fue un momento de consciencia aunque mi pregunta no fue contestada. Situaciones como esta pasan a menudo, de juzgar al otro sin antes ver  la “realidad” desde otro punto de vista,  me hace pensar en un libro de Gustavo estrada llamado –hacia el BUDA desde el occidente- el cual comenta que “el termino si adjetivo alguno es positivo y apropiado”, para una comunicación efectiva se tiene que depurar aquellos adjetivos dañinos que se encuentran en nuestro vocabulario  por lo tanto vamos a decodificar los términos de reputación y carácter, que se observa en el párrafo anterior como calificativo del profesor que en algunas circunstancias tienen connotaciones positivas cuando describimos a una persona cercana de gran valor para nosotros, ahora bien observemos lo siguiente A.-Adjetivo calificativo positivo para profesor (El es un profesor con buenas reputación y  excelente carácter) B.-Adjetivo calificativo negativo para profesor (El es un profesor de dudosa reputación y con mal carácter).

     Por consiguiente observamos, como contaminamos los términos con adjetivos calificativos, llevándolos de un extremo a otro, por lo tanto son dos perspectivas diferentes de una misma persona, negativa y positivas desde dos experiencias vividas, dan como consecuencia una reacción automática de nuestra conducta, una disentería de palabras sin consciencia, ya que nuestra mente esta entretenida eligiendo lo bueno-malo, alto-bajo, cerca-lejos, agradable-desagradable en este mismo sentido Lao tse plantea lo siguiente “toma todo tal como es ‑no elijas” Parece ser simple y sin embargo es lo más difícil, porque la mente siempre quiere elegir. La mente vive a través de una constate elección, esto me hace pensar en muchas preguntas: ¿Somos consciente de lo que decimos? ¿Lo que decimos es la realidad o una falsa ilusión de nuestras experiencias? ¿Cómo puedo ser impecable con mis palabras? ¿Qué beneficios me trae la recta opinión? ¿Qué siento al comunicarme de esta manera?, tomate el tiempo apropiado para responder estas preguntas, ah otra cosas  los invito a que se apropien de esta frase:

¡La recta opinión nos hace ser más ecuánime en nuestras relaciones!

¡La recta opinión nos hace ser más ecuánime en nuestras relaciones!